Historia

El 2 de febrero de 1870, con la primera profesión religiosa de nuestro fundador, San José Manyanet y Vives (1833-1901) y algunos compañeros, se formalizó la vida religiosa de nuestra Congregación de Hijos de la Sagrada Familia, Jesús, María y José. Durante varios años el joven sacerdote Manyanet fue preparando la nueva obra en las largas noches de oración de la Seu d’Urgell, hasta que el 19 de marzo de 1864 —como fecha simbólica— colocó los cimientos de la misma con la apertura del colegio San José de Tremp (Lleida, España). A lo largo de estos seis años, ensayando la vida común y la misión apostólica, fue configurando aquella «sociedad de sacerdotes-maestros» como una comunidad religiosa bajo la protección de la Sagrada Familia y al servicio de la familia, principalmente mediante la educación católica de la niñez y juventud y en íntima obediencia y comunión con los pastores de la Iglesia.

El 30 de mayo de 1876, el obispo de Urgell, José Caixal, aprobó por escrito el primer proyecto de los Estatutos y Reglas de la Congregación de Hijos de la Sagrada Familia, Jesús, María y José. Siguieron las aprobaciones de otros prelados y, finalmente, la del papa León XIII, con el Decretum laudis, el 30 de abril de 1887 y la aprobación definitiva con el decreto Attenta salutarium del 22 de junio de 1901. El 8 de julio de 1902 fue confirmado el texto de las Constituciones y Reglas, acomodado al Código de Derecho Canónico el 8 de diciembre de 1926 y revisado el 16 de marzo de 1935. Por último, fieles a las normas del Concilio Vaticano II, se elaboró el texto renovado de las Constituciones y Directorio, que fue aprobado y confirmado por la Santa Sede el 8 de diciembre de 1983.

Durante más de 30 años, la vida de nuestro Fundador se identificó totalmente con el desarrollo del naciente Instituto. A él le dedicó sus mejores energías de mente y corazón y también sus fuerzas físicas. Atendió y cuidó personalmente la formación de los religiosos; fundó muchas escuelas y colegios, casi todos en zonas y barriadas pobres; abrió escuelas-talleres para la educación e instrucción de los hijos de las familias más necesitadas; escribió importantes libros y opúsculos, tanto para la formación intelectual de los religiosos, como para la dirección de los colegios y escuelas y para las familias. Inició la publicación de la revista La Sagrada Familia para propagar la devoción a la Sagrada Familia y orientar a las familias.

La escasez de personal impidió a nuestro Fundador llevar el Instituto allende los mares antes de su muerte. Pero depositada la semilla de la universidad en el corazón de nuestras Constituciones, no cesaron los Superiores Generales de enarbolar la bandera nazarena en otros países: Italia (1919), Estados Unidos (1920), Argentina (1924), Colombia (1975), México (1981), Brasil (1982), Venezuela (1985) y Camerún (2015).
No han faltado momentos y épocas difíciles y tristes en la historia de nuestro Instituto: muchos de nuestros hermanos han fallecido en edad prematura, unos debido a las condiciones y epidemias de los tiempos, y otros fueron víctimas de la persecución religiosa de 1936 en España; la mayor parte de nuestros bienes de España fueron quemados o confiscados, primero en la llamada «semana trágica» de 1909 y después en la contienda de 1936; otros hermanos tuvieron que sufrir las penalidades de dos guerras europeas y de persecución religiosa en otros países; durante 8 años, por mandato del papa san Pío X, contribuimos a la restauración de la Orden de Clérigos Regulares Teatinos, lo cual supuso un largo y peligroso paréntesis para nuestra supervivencia. De este modo, la Congregación sigue siendo acreedora del título de Obra del milagro, que recibió ya en los primeros años de su historia.

Historia

1896
1 octubre

Residencia de la Curia General

Una de las decisiones de la primera asamblea general del Instituto fue la de separar la sede de la dirección general de la congregación de la del colegio Jesús, María y José de Sant Andreu de Palomar; y efectivamente, la curia o dirección general se trasladó en octubre de aquel..Lee mas

1901
22 junio

Aprobación definitiva del Instituto

El 22 de junio de 1901 llega la aprobación definitiva con el decreto Attenta salutarium.

17 diciembre

Entrega su alma a Dios

El desenlace final de la vida del padre Manyanet fue rápido, pero no sorprendió a aquel gran sacerdote y religioso, que esperaba dar este último paso en el mundo con plena confianza en el Señor.

1984
25 noviembre

Beatificación

El 25 de noviembre de 1984 Juan Pablo II beatifica a José Manyanet y Vives.

2004
16 mayo

Canonización San José Manyanet

Canonización San José Manyanet

El 16 de mayo de 2004 el papa Juan Pablo II canoniza a San José Manyanet.

GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner