Historia

Escuelas de la Juventud Católica

Comenzaron a llegar solicitudes de nuevas fundaciones. La primera de ellas fue de la denominada Juventud Católica, “verdadera gloria de la culta religiosa Barcelona”, que el 1 de abril de 1881 confió sus escuelas a la dirección y cuidado de los religiosos del Padre Manyanet.

Las Escuelas San José, como de denominaban, diurnas y nocturnas, situadas primero en las calles Conde de Asalto y Sant Oleguer, y más tarde en la Riereta, 28, en la parroquia de San Pablo, contaron con una matrícula de unos 180 párvulos y más de 400 adultos, todos ellos hijos de la clase obrera.